Abril del 2018 es un hito en la historia reciente de Nicaragua. Un punto de
inflexión en la narrativa de un país al borde de ahogarse en las aguas del autoritarismo y la corrupción generalizada. Las protestas cívicas, iniciadas por la juventud y seguidas por todos los sectores, pusieron en cuestión la continuidad de un régimen político que parecía navegar con mucha calma hacia la sucesión dinástica y el control totalizante de la sociedad.

Sin embargo, abril fue mucho más que un ejercicio de masiva oposición
política y movilización social. Entre la tragedia irreparable de cientos de vidas arrebatadas y el ambiente de terror y persecución impuesto por el régimen de Ortega-Murillo y sus paramilitares, la sociedad nicaragüense experimentó un despertar. Amaneció en todos los sectores un sentir comunitario y de oportunidad. En otras palabras, abril podría significar transformación y vida nueva. De la tierra húmeda podría brotar una Nicaragua con libertad, justicia y democracia, si todos aportaban para regarla.

Pasados varios meses del punto más álgido de la revuelta cívica, Ortega sigue aferrado al poder. Ha convertido el diario vivir de los nicaragüenses en un constante estado de sitio, tratando de eliminar cualquier posibilidad de protesta; a la vez que trata de recomponer sus alianzas con actores internos y externos para sostener su régimen. Sin embargo, aún con el dictador en el cargo, abril y la resistencia cívica siguen vivas. Incluso en un contexto de continua represión y
severa crisis económica, gran parte de la población se niega a dejar atrás sus anhelos de un nuevo horizonte.

El libro que el lector tiene en sus manos se inserta en esta dinámica de búsqueda y lucha por el cambio, apostando por la reflexión conjunta y las propuestas de futuro. Dicha apuesta se hace desde el convencimiento de que la población nicaragüense debe, para construir un Estado democrático, reflexionar y analizar más allá de los esfuerzos que conduzcan a un posible cambio de gobierno. El cambio sustancial y duradero, que empujaban las consignas de abril, solo puede
tener lugar habiendo considerado elementos más profundos, históricos, estructurales y culturales insertos en el Estado y en la sociedad nicaragüense en su conjunto.

Descargar Libro:
Descarga por capítulos:

Card image cap

Compartí: