Desarrollo económico local

Acerca de..

 

La crisis que se desató en los últimos años ha puesto nuevamente en relieve la debilidad estructural que los países de la región tienen respecto a su capacidad de proveer de alimentos a toda su población. Si bien Centroamérica ha sido relativamente exitosa en manejar la política de apertura y por este medio hacer crecer al sector agrícola, no ha logrado disminuir ni la pobreza ni las desigualdades en el sector rural. En esta área de trabajo, se están realizando trabajos en los siguientes campos específicos:  

Desarrollo Económico Local
La FLACSO Costa Rica sustenta y promueve una visión sobre desarrollo económico local entendida como estrategia de integración social, basada en la noción de que la creación de empleos e ingresos no depende per se ni de las políticas macroeconómicas ni de las políticas de nivel micro que proponen medidas de carácter asistencialista, sino en la movilización de recursos endógenos de las localidades en un esfuerzo de acción colectiva entre gobiernos locales, sector privado y comunidad local.

Desarrollo Rural Territorial
Los trabajos realizados por la Sede en los campos del desarrollo económico local y del ordenamiento territorial, sustentan la pertinencia de una visión territorializada del desarrollo rural para permitir que las  políticas y las acciones concretas se basen en un conocimiento de primera mano de la diversidad de situaciones de inseguridad alimentaria, pobreza y exclusión social que existen dentro de cada país. La política de desarrollo rural, según la entiende la FLACSO, debe, por lo tanto, estar basada en sus fundamentos en un conocimiento del contexto territorial, y debe ser descentralizada en sus acciones hacia instituciones locales, entre las que el gobierno local debe jugar un papel preponderante.  

Seguridad Alimentaria
El sector productor de alimentos contribuye sustancialmente tanto al producto nacional y regional, como al empleo y a las exportaciones. Aun así, la producción de alimentos per cápita se ha estancado y aún disminuido, haciendo a la región cada vez más dependientes de las importaciones. Los trabajos de asesoría e investigación que la Sede ha realizado en los últimos años muestran que un factor central en la permanencia de la pobreza y de la exclusión rural está en la creciente marginación dentro de la política pública del campesinado y del pequeño productor familiar. La búsqueda de instrumentos de política para revitalizar las economías campesinas  y de pequeños productores en torno a, primero, su propia seguridad alimentaria y mejoramiento de sus niveles de vida y, segundo, incentivar la producción de alimentos para los mercados locales y nacionales, son áreas de preocupación prioritaria.